Sunday, April 20, 2008

Encuentro con lo Otro...

...aquella plática de política que terminó en una negación del diálogo y del intercambio de ideas continuó porque yo interpuse, a la desazón de mi interlocutor(a) que el esquema de gobierno que nos presentan todos los días en la tele y en los periódicos no es el único, que hay otros, pocos, muchos, seguramente, tal vez. No es trivial la palabra OTRO. Como bien lo explicaba una psicóloga que conozco: estamos acostumbrados a elegir entre las opciones que se nos presentan, pero sólo entre esas. Rara vez negamos las opciones que nos presentan para elegir otra que no haya sido ofrecida, y así, es más fácil lograr que un niño empecinado en jugar, elija bañarse O hacer la tarea cuando se lo proponemos, a que si le decimos simplemente: "báñate", o simplemente: "haz la tarea". Yo pensaba que esta tendencia se mantendría sólo en los primeros años de vida, y que a medida que uno crece "aprende" a "considerar" otras opciones, pero mi amiga psicóloga me corrigió, pues aún -y tal vez aún más- en la edad adulta seguimos sin mirar a las otras opciones, esas que no se mencionan ("¿quiere usted pagar a 6 meses, o todo de una vez?", a lo que uno podría responder: "no quiero gastar dinero" o, "quisiera pagarlo a 3 meses sin intereses", pero casi siempre uno se va por los 6 meses o el todo de una vez!).
Y así uno puede pasar del dinero a los sabores, a los tamaños de faldas, pantalones, a los colores del auto, a la forma de los adornos, al candidato a presidente entre varios de ellos, y finalmente, a presidente de una nación, entre varios partidos. Pero, ¿alguna vez se nos ha ocurrido que tal vez la forma de gobierno actual es una entre otras opciones, e incluso, que si éstas no existen explícitamente también podemos generar otras opciones? De hecho, el artículo 39 de la constitución política de México (vigente por lo menos al 1 de abril de 2008) estipula:

que la soberanía reside en el pueblo,
que todo poder público dimana del pueblo,
que todo poder público se instituye para beneficio del pueblo, y
que el pueblo tiene el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Y bien, seguro que hay otros esquemas en los que posiblemente no hemos pensado, o que tal vez nos han sido planteados pero que no hemos considerado. Y uno de estos esquemas es el que fue y ha sido continuamente planteado por los zapatistas de Chiapas. Mi interlocutor(a) se aprestó a preguntar si ese Otro esquema era el de las armas. Pues no. Aunque comenzó como un levantamiento armado, una de las mayores cualidades del mismo es que a poco de haber comenzado, los zapatistas decidieron deponer las armas porque la sociedad civil así se los pidió. O, como dirían ellos: "ahora tomamos las armas no para dispararlas, sino para que éstas no sean disparadas nunca más sobre nosotros ni sobre nadie más". La siguiente pregunta fue por qué, si es un movimiento que existe públicamente desde hace 14 años, no se ha constituido en partido político todavía. Y aquí es donde viene la idea de generar opciones, otras opciones:

"La otra política no busca ocupar el espacio de la política partidaria, nace de la crisis de ésta, y tiende a ocupar el espacio que no es cubierto por el quehacer partidista. La otra política busca organizarse para `voltear` la lógica de la política partidaria, busca construir una nueva relación de la Nación con sus partes: ciudadanos que tienen derecho a serlo de tiempo completo, diferenciados y específicos(...)"

"Nuestro objetivo no es hacernos del poder, tampoco obtener puestos gubernamentales NI CONVERTIRNOS EN UN PARTIDO POLITICO (mis mayúsculas). No nos alzamos por limosnas o créditos. No queremos el control de un territorio o la separación de México. No apostamos a la destrucción ni a ganar tiempo" (Ensayo del EZ, 1 de enero, 2000).

La tercera y última declaración de mi interlocutor(a) antes de terminar la conversación fue que los zapatistas "no están haciendo su trabajo", es decir, no están promoviendo su propuesta, no han venido a "convencernos" de unirnos a su lucha. A 14 años del levantamiento armado que ya en los primeros meses desistió de la violencia y de las armas, los zapatistas continuamente han establecido vínculos con la sociedad civil a través de 6 declaraciones de la selva Lacandona, en las que queda plasmado el carácter flexible y accesible de sus ideas. No sólo eso, también han visitado la ciudad de México en varias ocasiones, han publicado miles de comunicados y textos de gran relevancia para informar sobre el desarrollo de su lucha. Y algo extraordinario: han recorrido prácticamente la totalidad del país (no sólo una vez) y han entablado diálogo, e intercambiado ideas, con prácticamente el 70% de la población mexicana (a través de la consulta por los derechos índigenas realizada el 21 de marzo de 1999). ¿qué gobierno presente o pasado ha logrado entablar diálogo con esta cantidad de mexicanos?

Yo creo que una de las razones por las que parece que les faltara convocatoria, es porque se enfrentan a la ignorancia e indiferencia de los medios, además de a la guerra sucia orquestada por la clase política y algunos intelectuales. Es decir, y ahí sí me quedo con un dicho que dice el "sup": "(...) yo veo la televisión como debe de ser, es decir, leyendo libros, periódicos y revistas" (aunque ya los periódicos también están dando de sí, algunos, muchos).

1 comment:

Zololkis said...

See Please Here